Pocas son las enfermedades que puedes ser transmitida entre los humanos y los animales, y una cuya presencia es poca es la del Lyme en los gatos. Siendo esta enfermedad una de las que posee una gran cantidad de problemas para los humanos en mascotas también puede ser peligrosa.

Debido a ellos, te contaremos todos los detalles que debes saber sobre esta enfermedad, como se presenta en los gatos y cuál es el tratamiento más adecuado para ella.

Enfermedad de Lyme en los gatos

La enfermedad de Lyme en los gatos es de las menos común en, esta es causada por la misma bacteria espiroqueta que la de los humanos, Borrelia burgdorferi, que se transmite a través de la picadura de una garrapata.

El proceso de infección en los gatos puede darse después que la garrapata portadora ha estado adherida al gato por al menos unas 18 horas, tiempo en el cual ha logrado traspasar la bacteria que va a afectar al gato.

Es necesario que se realice un diagnóstico para poder saber cómo está afectando, y cuales órganos, la enfermedad de lyme en el gato. Además, dicho historial permitirá la búsqueda de otras bacterias o parásitos que estén causando problemas.

Del mismo modo que ocurre en las personas, esta enfermedad conlleva a una serie de problemas y a través de Biosalud en El Plural se puede partir para saber cuáles son los problemas comunes que pueden presentarse en los gatos.

Síntomas y tratamientos

El Lyme en los gatos puede no mostrar presencia de síntomas en algunos casos, siendo el síntoma más recurrente la cojera aguda que dura alrededor de 4 días, la misma se repite algunas semanas después ya sea en la misma o en otra.

En otros gatos es posible que se desarrollen problemas de riñón que deben ser tratados, además de fiebres, falta de apetito, anormalidades cardiacas y en casos poco frecuentes problemas en el sistema nervioso.

La presencia de estos síntomas junto al diagnóstico que se obtenga del veterinario llevara a la aplicación de tratamientos, mismo que van a ser realizados por un periodo de cuatro semanas y de manera ambulatoria, en caso de que el estado sea grave.

El veterinario le recetará los medicamentos necesarios junto a las indicaciones sobre la dieta, que normalmente no debe ser cambiada, y que debe hacer, como mantener al animal seco y cálido.

Existe la posibilidad de que después de haber sido aplicado el tratamiento el gato aun sufra de ciertos problema causado por ella, al igual que pasa en muchas personas, por ello es recomendable un diagnostico con tiempo y seguridad para evitar un estado de salud más grave.

La presencia de la enfermedad de lyme en los gatos es un riesgo presente, en especial si este es propenso a realizar caminatas al aire libre, por ello es necesario siempre cuidar de las mascotas y estar atento a todos los cambios en sus rutinas que se puedan presentar en el día a día.