Acostumbra a ser frecuente que los profesionales no tengan muy claro si tienen que declarar a la AEAT los beneficios que consiguen de la publicidad en su página web o bien por otras posibilidades de servicios y que obtienen por medio de la plataforma Paypal.

 

De igual forma les sucede a los freelance que trabajan en sitios web propios y que obtienen ingresos promocionales desde entidades de fuera de la UE y que acostumbran a usar Paypal como método de pago por defecto. Como es lógico el inconveniente no es poseer dinero en una cuenta de Paypal, sino la inseguridad llega cuando vamos a trasferir esos importes a una cuenta corriente usual y vuelva al circuito “legal”.

 

El consejo que podemos dar a esta clase de profesionales es que declaren estos beneficios conforme el convenio de devengo. Esto es, en el instante en que se hace la prestación de servicios o bien cuando se hace entrega al usuario o bien del bien que nos ha adquirido. Se fija un plazo máximo de un mes desde el momento de esa transmisión para la generación de la factura pertinente.

 

Por consiguiente, no se declara en el instante de mandar los importes desde la cuenta de Paypal a la cuenta bancaria de banco, sino más bien cuando se genera la factura. Esto nos lleva nuevamente a rememorar que, con independencia de la manera de cobro, siempre y en todo momento es preciso producir la factura pertinente.

 

Sin embargo, algo muy diferente es el estudio de la diferencia pérdidas-beneficios que sucede por el más que seguro cambio de divisas que se da en las transacciones de Paypal. La diferencia mentada se determiará por el ratio de cambio existente en el momento del devengo de la factura generada y el anotado en el momento del cobro de la factura. Si la diferencia va en favor del impositor, se declara como un ingreso mayor y al revés podría ser un gasto a inferir.

 

En esta situación contreta podemos aplicar la data de cobro al instante en que movemos el dinero de Paypal a la cuenta bancaria, de manera que la diferencia de cambio se aplique en ese momento.

 

Para resumir, debemos insistir en que la cuestión central de este tema es el instante en que tiene sitio el devengo y la emisión de la factura y no el momento en que se efectúa el cobro, en tanto que este solamente debe de ver con el incremento o bien reducción del beneficio derivado del cambio de divisas.