La hiperplasia prostática es una patología muy frecuente en los hombres, después de una edad y en ocasiones cuando se inician los síntomas, hay hombres que permanecen varios años sufriendo de esta enfermedad, hasta que debe hacerse una intervención quirúrgica.

Pero, ¿sabes cuál es el momento de realizar una cirugía de hiperplasia prostática? A continuación, te explicaremos cuales son los indicativos de que ya es hora de operarte la hiperplasia prostática

¿Cuándo deberías operar la hiperplasia prostática?

Lo que debes saber primero

La hiperplasia prostática puede ser asintomática y generalmente se refleja en los hombres luego de los 45 años de vida, por lo común antes de esa edad no afecta al organismo.

Aun cuando se acaba de indicar que puede ser una patología asintomática, también es cierto que puede conllevar una serie de síntomas que afectan la calidad de vida del paciente.

¡Y sí! Son síntomas obstructivos muy molestos.

¿Cáncer? ¡NO!

Es muy importante aclarar que la hiperplasia prostática no está vinculada con el cáncer y no quiere decir que más adelante motivado a esto puedas desarrollar cáncer de próstata, así que no es motivo de alarma.

¿Y si no tienes síntomas, pero si un agradamiento de la próstata?

Aquellos pacientes que no poseen ningún síntoma, por lo general no requerirían ningún tratamiento. Por el contrario, cuando la sintomatología pasa de ser moderada o grave, es obligatorio tratamiento conducido por vía oral.

¿Con qué se trata?

Pueden tratarse con fármacos que por lo usual calma bastante la dificultad urinaria y en casos logra reducir considerablemente el tamaño de la próstata.

Estos medicamentos son los bloqueadores alfa y los bloqueadores de testosterona.

¿Y cuándo debes considerar la cirugía?

En los casos donde ya no se puede apaciguar los síntomas con tratamiento se requiere cirugía. Por lo general el plan A es el tratamiento por la vía oral, pero hay casos donde se tiene que recurrir de inmediato a la cirugía.

Estos casos son los siguientes:

  • Retención de orina periódicamente.
  • Cálculos en la vejiga.
  • Dilatación uretral.
  • Sangre en la orina.
  • Infección de orina con frecuencia.

Hay que tener en cuenta que estos signos son indicativos de requerir una cirugía con urgencia, ya que puede poner en riesgo la vida del paciente. Y que estos síntomas pueden causar danos renales irreparables.

Finalmente es significativo tener en consideración que aun cuando la hiperplasia prostática es una patología benigna, debe ser tratada a tiempo, para evitar posibles complicaciones y danos graves al organismo.

Se recomienda que aquellos hombres mayores de 45 años se realicen su examen médico preventivo. Y tú ¿ya te hiciste el tuyo? Sí es así, no olvides dejarnos en los comentarios tu experiencia.