MINI, más información y detalles de la nueva gama

El nuevo MINI evoluciona en su diseño, pero mantiene las formas típicas de la marca y el ADN que tanto éxito le ha proporcionado.

Mini un clasico renovado

Rasgos estéticos típicos como, por ejemplo, la parrilla hexagonal, faros y pilotos posteriores con anchos marcos cromados o luces intermitentes laterales de diseño específico son detalles que subrayan la madurez del nuevo modelo.
Comparado con su antecesor todas las dimensiones de la nueva generación aumentan en mayor o menor medida.

Así, la longitud crece 98 milímetros, la anchura 44 milímetros y la altura 7 milímetros, mientras que la distancia entre ejes es ahora 28 milímetros más larga.

Esto repercute en un interior más amplio que mantiene las cuatro plazas y un incremento del volumen del maletero de 51 litros superior hasta alcanzar los 211 litros.

Mini pequeño pero comodo en el interior

Esta capacidad es ampliable gracias a los respaldos abatibles 60:40.Pero quien se fije en un Mini no estará muy preocupado por su practicidad, pero sí por sus posibilidades de personalización o, según qué versiones, su comportamiento.

En lo primero se ha hecho hincapié por la incorporación de hasta cinco nuevos colores para la carrocería, y ahora con la posibilidad de techo en contraste sin sobreprecio.

Numerosas tapicerías en tela, cuero o mixtas, así como una larga lista de opciones y accesorios harán de nuestro Mini un modelo único.
En cuanto al comportamiento, la reducción de peso y un aumento de la rigidez gracias a los cambios efectuados en el chasis asegurarán ese toque casi de kart que caracteriza a los Mini.

Se ofrecerá por primera vez en la gama, aunque de manera opcional, el Control dinámico de la amortiguación DDC.

También es novedad el MINI Driving Modes, modos de conducción variables mediante un botón giratorio que se encuentra al pie de la palanca de cambios y que permite el ajuste estándar MID Mode, o los modos SPORT y GREEN.

La selección de los modos de conducción incide en las líneas características del acelerador de la dirección, así como en la velocidad de los cambios de marchas de la caja de cambios automática y en el sistema de control dinámico de la suspensión DDC.

Si se activa el modo GREEN en combinación con la caja de cambios automática, se dispone también de la posibilidad de conducir en modo de propulsión por inercia, desacoplando el conjunto propulsor.

mini verde ?

Los motores son también nuevos, de 3 ó 4 cilindros y todos sobrealimentados. Se abre la gama gasolina con un 1.2 de 3 cilindros para las versiones MINI One.

Desarrolla 102 CV, suficientes para un buen nivel de prestaciones, pues logra acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 10 segundos, gracias en parte a su ligereza, ya que pesa 1.090 kilogramos.

El siguiente escalón es el Cooper, con el mismo número de cilindros pero con 1.5 litros de cubicaje.

Entrega 136 CV, rebaja dos segundos las aceleraciones, y además consume una décima menos que el menos potente -4.5 l/100 km-.

De momento el tope de gama será el Cooper S, ya con 4 cilindros y un bloque de 2 litros.

Su potencia aumenta hasta los 192 CV, y es capaz de alcanzar los 235 km/h y bajar de 7 segundos en el 0-100.
En cuanto a los Diesel, tanto el One D como el Cooper D recurren a un tres cilindros de 1.496 cc. El primero con 95 CV -3.4 l/100 km y 89 g/km de CO2-, y el más potente con 116 CV y una décima más de consumo.

Potencia y disfrute en mini

Todos van asociados a transmisiones manuales de seis velocidades, y salvo el One D, pueden equipar una automática con el mismo número de marchas.

Que sean tan frugales se debe al citado peso, una excelente aerodinámica con un Cx de 0.28 o a las medidas enfocadas a la eficiencia bajo el nombre de MINIMALISM.

Éstas incluyen el Auto Start-Stop, indicador de cambio de marchas, recuperación de la energía de frenado o la desactivación de diversos grupos secundarios.

En el interior también se mantiene el ambiente MINI, aunque se traslada el velocímetro detrás del volante, pero manteniendo la forma circular del centro del salpicadero en forma de pantalla de hasta 8,8 pulgadas, según versiones.

Llantas de 17 pulgadas y neumático de perfil bajo para su atractivo.

En ella aparecen diversas funciones relacionadas con climatización, información, entretenimiento o comunicación.

Va asociada al “Controller”, un mando para su manejo situado en la consola central.

Los diodos luminosos que rodean a la pantalla se pueden configurar en seis colores diferentes, respondiendo a determinadas funciones según la decisión del conductor.
El equipamiento crece, sobre todo el relacionado con las ayudas a la conducción: Head-UP-Display, asistente de aparcamiento, cámara de marcha atrás, Driving Assistant con sistema de regulación activa de la velocidad mediante captación de imágenes con cámara, Aviso de acercamiento peligroso al coche que circula delante y advertencia de presencia de personas, con función de inicio de la activación de los frenos, asistente de luces o sistema de detección de señales de tráfico.

La información y el entretenimiento vienen de la mano del MINI Connected, con funciones ampliadas y nuevas aplicaciones.
El nuevo MINI ya se vende en Alemania desde 17.450 euros.

Las tarifas para el mercado español aún no han sido facilitadas, por lo que deberemos esperar unas semanas, si bien la versión básica no debería superar los 18.000 €.